En tiempos de paz ¿Quién controla la información que usted recibe?

En Colombia trabajan miles de investigadores, periodistas, programadores, productores de audio y video, fotógrafos, publicistas, diseñadores y en fin, personas moldeadas de distintas formas según sus experiencias de vida, con estilos diversos como el país que habitan, de todas las tendencias del espectro político, social y económico, que deciden trabajar solos o asociados en proyectos y causas con o sin ánimo de lucro.

Hasta ahora, todos los ciudadanos colombianos estudiemos o no alguna de las carreras relacionadas con el campo de la comunicación, tenemos la capacidad de crear contenidos, el lio con los poderes que nos dominan, viene cuando debemos DISTRIBUIR  lo que hacemos porque el poder de llegarle a la gente está en manos básicamente, de la organización Sarmiento Angulo, la organización Carlos Ardila Lule y el grupo empresarial Santo Domingo, como lo investigo FELCOLPER y Reporteros Sin Fronteras en su proyecto de 2015 http://www.monitoreodemedios.co .

shsh

Esta situación genera que los miles de contenidos que se producen en el país tengan dificultad para llegar a las mayorías, entonces, si en el siglo XXI la riqueza se genera por el conocimiento y las posibilidades de distribuirlo,  como dice Manuel Castells en una “batalla por las mentes” surge un problema, en medio de un proceso de paz y del fin de la guerra, ¿Cómo solucionar que los intereses económicos de los tres dueños de la comunicación del país no saquen ventaja de su propiedad para beneficiar sus otros negocios, o para impulsar sus candidatos, o para manipular a la opinión pública generando emociones que afecten a quien denuncia carteles, por ejemplo, como el cartel del azúcar, los pañales, el carrusel de la contratación o el carrusel de las elecciones?

Una parte de la población colombiana sabe que existe manipulación informativa, pero otros, la gran mayoría, cree que lo que repiten los medios de comunicación una y otra vez es verdad así sea mentira o manipulación, por eso es de aplaudir que Claudia López el día de la firma del cese bilateral al fuego, le dijera sus verdades a Noticias RCN en vivo por los constantes ataques al proceso de paz, sin embargo, como senadora, nunca presento un proyecto de ley para la libertad de comunicación, el problema sigue vigente, todo se quedó en una tendencia de Twitter, un poquito de su propia medicina para Claudia Gurisatti  y en una posible candidata vicepresidencial (o presidencial, porque podría perfectamente ganarle a Fajardo en una consulta) que gano puntos en la opinión por su habilidad mediática. https://www.youtube.com/watch?v=LJDhc9-t7PI

 

Con este panorama bien claro, debemos entender que el pensamiento crítico es satanizado y excluido de la esfera mediática actual, usan un par de voces que digan algo distinto para maquillar algunos espacios de imparcialidad inexistente, PORQUE LA COMUNICACIÓN NUNCA ES IMPARCIAL, todos hablamos desde nuestras orillas, nuestras experiencias, nuestros intereses, esto no es malo, pero se vuelve peligroso y puede generar las nuevas violencias si solo un pequeño grupo como la organización Sarmiento Angulo, la organización Carlos Ardila Lule y el grupo empresarial Santo Domingo sigue en tiempos de paz teniendo dominio mayoritario de la distribución de los contenidos que se producen y de las noticias que se informan.

Para finalizar entonces un mensaje para las personas del gobierno nacional,  de las insurgencias, los señores dirigentes de los partidos, de las organizaciones sociales, pero, sobretodo gente común y corriente como usted o como yo. Debemos dar pronta solución al problema de la distribución de la comunicación en Colombia, que todas las voces se escuchen por igual, que nadie sea excluido ni asesinado física o políticamente por expresar lo que piensa, que así como el fin de la guerra se avecina, se inicie el proceso para una ley de medios que garantice el derecho de las mayorías a estar bien informadas

Anuncios

La deuda como método de sometimiento del sujeto político

Escrito por: Diana Marcela Otavo @dianamotavo

Sabado 4 de junio de 2016

“La deuda es para las sociedades de mercado lo que el infierno para el cristianismo: Algo tan necesario como desagradable” (Varoufakis 2013)

Las condiciones económicas de los territorios permean las realidades sociales, culturales, la experiencia de vida, la relación con los medios de comunicación y el poder de los sujetos en un territorio. En las economías neoliberales sus dinámicas imponen el individualismo y la competencia como el camino al progreso, que es básicamente, la construcción mediática de lo que para el sujeto es la felicidad, en este escrito trato de expresar lo poderoso del sentido práctico de la solidaridad y la organización como herramientas para generar rupturas a esta visión impuesta de progreso.

Vivimos en un mundo donde impera la economía de mercado, basada en el intercambio de bienes y servicios pero articulada a través de las entidades financieras que han impuesto conceptos base, como la “deuda para el progreso”, donde una minoría que más tiene activos, presta a través de un intermediario (Banco)  a una mayoría que menos tiene bienes (Naciones, Empresas, Personas Naturales) para que estos puedan cumplir con un ideal de progreso (construcción creada  por los prestamistas y los bancos a través de los medios de comunicación). Por medio de la deuda se generan presiones que buscan garantizar básicamente tres cosas:

  1. El retorno de los valores prestados con intereses a la minoría que presta para generar más riqueza.
  2. Garantías adicionales que permitan soberanía sobre el deudor (TLC, acuerdos internacionales, reformas tributarias, pagares, letras de cambio) para garantizar el pago.
  3. Generar la concepción mediática de que quien no “progresa” o no “consume” es infeliz y que la deuda es una herramienta para avanzar hacia la felicidad.

Estas dinámicas económicas incentivan la competencia de países en vía de desarrollo,  a su vez, gobiernos de estos estados se han encargado de implantar en todos los  ámbitos de quienes habitan en sus territorios el mismo concepto de progreso, replicando el gran modelo mundial a la nación, donde una elite domina económica, ambiental, política, social y culturalmente a una población.

Los prestamos tiene factores adicionales que se deben contemplar, puesto que, el país que se endeuda para progresar no es completamente libre para proteger a los habitantes de su territorio, entonces, sus habitantes terminan no solo compitiendo con sus connacionales, sino, que deben  hacerlo con mano de obra de otros países que muchas veces se encuentra más protegida y con más derechos.

 

Esta realidad hace que países como Colombia se endeuden para competir con otros países en vía de desarrollo, pero que también dentro de Colombia se compita por departamentos y que dentro de ellos surja el mismo fenómeno, como una cadena de desigualdades que nos permite ver por ejemplo, que un sujeto residente del sector de chapinero en Bogotà no tiene las mismas condiciones económicas que uno residente en la localidad de Rafael Uribe Uribe, Usme o Bosa en la misma ciudad.

Teniendo el contexto económico podríamos afirmar que algunos hilos que unen las desigualdades entre países y entre sujetos pasan por la generación de deuda y  acumulación de riqueza de elites, que usando diversos instrumentos como la captación de políticos, monopolios empresariales, compra de los medios de comunicación, hacen que la cadena baje y se aplique a todos los sujetos de una población.

En el ejemplo Colombiano:

  • Una minoría con poder económico gobierna a una mayoría a la cual se le dificulta incluir representantes, precisamente, porque las elites se encargan de encarecer las elecciones.
  • Una minoría con poder económico recibe mejor educación que la mayoría y además se esfuerza por atacar las escuelas públicas que serían las llamadas a generar semillas de sujetos libres en pro de la igualdad, en cambio, generan deuda para impedir el acceso de las mayorías (ICETEX).
  • Una minoría con poder económico tiene mayor acceso a la justicia y a través de los medios promueve el populismo punitivo.
  • Una minoría con poder económico es dueña de los medios de comunicación por medio de los que emite información una mayoría.
  • Una minoría con poder económico utiliza herramientas sofisticadas para la evasión de impuestos como los offshore en paraísos fiscales, mientras la mayoría es gravada en su salario y en el consumo diario a través de herramientas como el IVA y la declaración de renta en el caso Colombiano. Etc.

En lo que tiene que ver con el poder público, la economía también permea la política, resumiendo el interés público a las elecciones y la democracia a una plutocracia, donde unas familias se rotan el poder  por ciclos de determinado  tiempo, los intereses comunes son corroídos por los sentimientos de competencia e individualismo y surgen como protagonistas los grupos de causas( ambientalistas, LGBTI, animalistas, artistas, profesores, religiones) que intentan salvar por separado sus intereses mientras que se desplazan los sindicatos, antes lugares que con todos sus defectos, movilizaban un visión de sociedad en común.

El surgimiento de estos grupos llamados por varios autores “nuevas ciudadanías” no son  por si solos negativos, han logrado mostrar una diversidad de subjetividades que en los sindicatos no era visibilizada, sin embargo, al dividirse y subdividirse dejando atrás una visión común de sociedad se dificulta que propuestas comunes e integrales de sociedad lleguen al poder, ahora se reducen a negociar con el gobierno de turno partidas presupuestales por las que se “endeudan ideológicamente” produciendo en muchos casos autocensura.

Si se detecta que el hilo conductor de la cadena de desigualdad es la visión de mercado y consumo que incentiva la competencia y la individualidad ¿Qué pasaría si a través de aparatos de organización social con vocación de poder y permanencia se generan prácticas de solidaridad y cooperación para ganar en primer lugar las elecciones  y luego llevar estas transformaciones a las políticas educativas, culturales, ambientales y  sociales? ¿Cómo combatir los antivalores de la economía de mercado y guiar a la gente común a tener la misma solidaridad de clase que tienen entre las elites? Es viable pensar mecanismos de “Ahorro Popular” que permitan la liberación y organización económica que se traduzcan en construcción de propuestas políticas que lleguen al poder en pro del bien común?

 

 

Bibliografía:

Varoufakis Yanis, 2013, Economía sin corbata conversaciones con mi hija, Atenas Grecia, Editorial Planeta

Chomsky Noam, Barsamian David, Naiman Artur, 2001, El bien común, USA, Siglo XXI editores

Sen Amartya,1999, Desarrollo y Libertad, USA, Editorial Planeta

Pérez Tapia, José Antonio (2003). Internautas y náufragos. La búsqueda del sentido en la cultura digital. Trotta, Madrid.

 

Populismo punitivo y política criminal en Colombia

 

Escrito Por: Diana Marcela Otavo  @dianamotavo

Jueves  20 de abril de 2016.

Ensayo Medios de comunicación masiva, populismo punitivo y política criminal en Colombia 

Introducción

El impacto mediático del delito que conmociona al ciudadano es aprovechado en este contexto, para aparentar que se da respuesta a las justas reclamaciones de la sociedad, asediada por múltiples violencias

Whanda Fernández León

Periodistas que buscan elevar sus niveles de audiencia, políticos que buscan no perder popularidad esclavos del dinero para financiar sus justas electorales o valiéndose como fieras de cualquier argumento para que un gran  medio de difusión los cubra con el fin de volverse personajes de opinión, sociedades que buscan constantemente la venganza como forma de tranquilizar su alma después de las derrotas y las frustraciones del diario vivir, alimentan un fenómeno que los juristas denominan “Populismo Punitivo”, que viene siendo la presión realizada por grandes medios de comunicación para crear en la sociedad miedo por un tipo específico de crimen  a lo que los congresos y autoridades responden con aumento de penas en los sistemas carcelarios para calmar a la sociedad pasando por encima de penas como el homicidio.

Para entender el surgimiento del populismo punitivo es vital entender el “Triángulo de la Violencia” de Johan Galtung, en donde explica que para la construcción de una política criminal integral se deberían tener en cuenta y combatir las violencias estructurales (Violaciones masivas de derechos humanos), las  violencias culturales (Ocultar situaciones para normalizar la violencia como el machismo o las prácticas de ablación)  y las violencias directas (Penalización a un sujeto que directamente incumple una ley). En Colombia no tenemos una política criminal integral, el sistema penal y penitenciario solo atacan la violencia directa, en este contexto los medios de comunicación, instituciones gubernamentales, los políticos y la sociedad son quienes crean los modelos de quienes deben ser sujetos de una justicia penal, asociada únicamente a las cárceles creando la crisis del sistema carcelario en Colombia.

A lo anterior debemos sumar que los medios masivos hacen parte de la construcción del sujeto de nuestros niños, niñas y adolescentes en todas las esferas sociales con la promoción de producciones audiovisuales que hacen apología al delito y  que posteriormente los noticieros de los mismos medios o de medios locales penalizan a través de una estigmatización del delito común que impacta las percepciones de seguridad de la población mayor de edad.

“Populismo punitivo: Evaluar la utilización de la seguridad como herramienta del debate electoral con el análisis de ciertas medidas propuestas (pena de muerte, aumento de los castigos, disminución de la edad de imputabilidad penal) e implementadas (ley antimaras, aumento de la dotación policial, participación de las fuerzas armadas). Proponer clara evidencia sobre los mitos y las verdades de cada una de estas iniciativas así como develar el uso mediático-electoral de la temática son objetivos centrales de este eje temático” ( Basombrío & Dammert 2013)

Estos círculos mediáticos pueden revelar la descomposición de las estructuras sociales, donde parte importante de las juventudes populares quieren vivir una anomia institucional emulando figuras de  un supuesto progreso que sin ser consientes los lleva al delito (Pablo Escobar, El Capo, Las muñecas de la mafia), mientras en las altas esferas  económicas surgen otras subculturas de la violencia, donde quienes tienen oportunidades de llegar a altos cargos de gobierno o del mundo empresarial aprenden metodologías de crímenes sofisticados, como los desfalcos financieros a los que grandes formatos dedican la apología al delito en producciones como “El lobo de Wall Street” y ”The House of Cards”.

“En América Latina  se van configurando círculos perversos de pobreza y violencia estructural en lo social y político que afectan negativamente a diversos sectores de la población entre ellos los niños, niñas y adolescentes” (Alvarado 2012)

Mientras los medios buscan audiencia, crecen dentro de las sociedades, por un lado las vías de progreso fácil de las culturas criminales y la estigmatización de los sujetos que no asumen la cultura criminal como una salida hacia el progreso y que exigen al sistema político y las instancias institucionales respuestas rápidas, un fármaco que alivie  las coyunturas cuya respuesta fácil es la cárcel.

Ese fármaco fácil, es el causante de la crisis del sistema penitenciario en nuestro país donde tenemos según cifras de la Defensoria del Pueblo un 52% de hacinamiento en las cárceles de Colombia, teniendo graves situaciones en  la costa atlántica, por ejemplo en Rioacha donde el hacinamiento es del  700%.

¿Entonces qué debemos hacer?

Actualmente el sistema penal colombiano no contempla el conflicto como prioridad, por tanto el sistema penitenciario en esta enfocado en delitos menores, forzados a través de la matriz mediática que da mayor relevancia al hecho coyuntural que a las grandes causas del sujeto en relación con la ruptura de las normas. Los políticos en este estado del arte, se vuelven esclavos de la opinión y responden a la matriz mediática con proyectos de ley o reformas institucionales que permiten mantener votantes, pero que contrario al bienestar del país fortalecen el poder de los medios que buscan solo audiencia sobre la política criminal

Para combatir el populismo punitivo debemos llevar a cabo una política criminal coherente, donde se contemplen  un conjunto de disposiciones que hagan frente al comportamiento criminal con los ejes:

  1. Preventivo: Donde el principal objetivo es la inversión social que construya en los niños, niñas, adolescentes,  jóvenes sujetos de derechos y  oportunidades para la construcción propia de su identidad, generando políticas de prevención del delito donde se regulen eficazmente  los contenidos emitidos con el fin de incentivar una cultura de seguridad y convivencia desde la diversidad.
  2. Reactivo: Donde se generen políticas de comunicación desde el estado con los medios, ciudadanos y políticos que generen adecuada educación judicial y que permitan entender que el objeto de la política penitenciaria es brindar procesos de resocialización, es decir, romper el paradigma de la cárcel como único hecho que brinde sensación de justicia.

.

Como conclusiones podríamos sostener que para combatir de fondo el populismo punitivo se debe:

  1. Que se cumpla la constitución de 1991, en tanto, que se expresan en ella reformas sociales profundas como la democratización de la tierra, modificaciones que no han sido aplicadas pero que son la causa fundamental del conflicto, reforma institucional para recuperar el estado.
  2. Generar recursos para la rama judicial que por tener un nivel de abstracción y poco contacto con la ciudadanía es la cenicienta en el momento de repartir los recursos estatales, los magistrados de las cortes no son conocidos por la ciudadanía en gran medida porque no hacen campaña, lo que les hace perder valor político para el ejecutivo y el legislativo.
  3. Construcción de lenguajes para la resocialización, transformación del sistema penitenciario para la aplicación de políticas criminales coherentes.
  4. Sustituir el populismo punitivo por cátedras de educación jurídicas, para el ciudadano, para el periodista, para el político, basados en un discurso de reconciliación.
  5. Cuando el conflicto no se dirime se convierte en violencia, por tanto, desde el estado se deben establecer políticas que permitan la administración del conflicto abriendo los canales de comunicación y fortaleciendo desde una ley de medios la comunicación directa entre estado y ciudadanía. La relación directa entre estado y ciudadanía es vital para que existan diálogos de saberes sin la necesaria presión del rating.

Bibliografía

Alvarado, S. V., Ospina-Alvarado, M. C. & García, C. M. (2012). La subjetividad política y la socialización política, desde las márgenes de la psicología política. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, 10 (1), pp. 235-256

 

El poder económico, democracia, comunicación e internet

Antes de leer esta reflexión les invito a ver el siguiente análisis sobre el tema de democracia real y los medios de comunicación del humanista y economista Jose Luis Sampedro

El sistema económico actual, hace que los medios tradicionales de información dependan directamente del mensaje que quieran impulsar aquellos dueños del mercado, el sistema económico maneja no solo las comunicaciones, sino también los procesos políticos, administrativos,  la cultura y nos establece la forma de educación y nuestra forma de vida.

Sin embargo este sistema, que desde su concepción es inequitativo  al no reconocer  lo multicolor del ser  humano y su diversidad misma,  genera resistencias de algunos no conformes con lo que se inculca; Las tecnologías se vuelven entonces una herramienta en la que se expresa el pensamiento diferente, en el  que se exige y promueve la transparencia en las decisiones administrativas y políticas del gobierno de turno.

Hace unos días  estuve dando una charla en la Universidad Latina de Panamá, de paso agradezco públicamente la invitación de la exdiputada Gloria Young artífice de mi viaje a ese país y revisando todo lo que pasa en Bogotá en los procesos locales y en Colombia en las decisiones tomadas por el presidente de la republica y el congreso de nuestro país , encuentro  mucho mas importante aumentar los procesos  educativos que disminuyan las brechas de uso y  conectividad  de internet, con el fin de integrar nuestras comunidades al proceso de conocimiento libre, es necesario que todos los habitantes del territorio sepan cuales son las decisiones administrativas del gobierno, es necesario que  como ciudadanos nos formemos  nuestra propia opinión de  los procesos de gobierno, que podamos debatir con argumentos, que podamos exigir nuestros derechos y hacer que el sistema democrático realmente represente  nuestras decisiones.

Las tecnologías nunca serán el fin, siempre serán una  herramienta que cada ser define con que propósito usar, en el momento que vivimos muchos gobiernos intentaran cerrar los canales abiertos de comunicación, para que? Para mantener el estado actual de sus territorios, como en Siria que el día de hoy el gobierno  desconecto. uso de internet de sus habitantes,  incomunicados es un paso mas al genocidio.

Debemos exigir entonces  un programa de alfabetización serio en nuestras comunidades,  que se pase en los colegios, de explicar como se maneja el paquete Office , a dar herramientas reales para el desarrollo y la integración ciudadano en todos los campos de la vida, es hora de que los Bogotanos de todos los estratos podamos usar las tecnologías para el desarrollo humano en todos sus campos, para disminuir la segregación, proteger nuestro planeta  y como herramienta veedora del recurso publico.

Esta publicación es la primera de un esfuerzo que conozcan como utilizar los distintos sistemas de información que tenemos dentro del distrito, su inversión, cobertura y  para que podemos utilizarlos, de paso les recomiendo seguir y dialogar directamente con el alcalde de nuestra ciudad, decirle lo que piensan … es @PetroGustavo , acompañarnos en  el dialogo de rendición de cuentas este sábado 1 de diciembre en el coliseo el Campin a las 9 de la mañana y acompañar el nuevo proceso de recolección de Basuras a partir del 18 de diciembre, decisión política que beneficia el planeta y a mas de 14 mil familias de recuperadores ambientales del distrito.

Diana Marcela Otavo  @dianamotavo