Gracias a Enrique Peñalosa, Bogotá repite la historia del Cartucho ahora en el Bronx.

Por Diana Marcela Otavo

@dianamotavo

Escrito el 1 de junio de 2016

El pasado 31 de mayo caminaba por el barrio La Soledad la localidad de Teusaquillo, cuando empecé a notar un incremento sustancial de los habitantes de calle que se ubican en las esquinas y paraban a distintas personas para que diéramos monedas o comida, mientras una mujer de avanzada edad, visiblemente afectada por el consumo de sustancias alucinógenas, arrastraba hacia el norte de la ciudad una carreta con sus cobijas, en una escena estilo The Walking Deed.

Entendí que se trataba de la dispersión causada por la intervención en el Bronx, que creo era necesaria, pero con una estrategia enorme de inclusión social, con un plan de contingencia robusto que permitiera evitar  la historia ya vivida con el Cartucho.

Antes del Bogotazo, las familias de la elite Colombiana vivían en el barrio Santa Inés en el centro de Bogotá, donde se ubicaba La Calle del Cartucho, pero cuando asesinaron a Gaitán, las familias poderosas abandonaron el centro de la ciudad y comenzaron a habitar en el norte, el barrio comenzó a sufrir  deterioro por abandono y los desplazados del fenómeno de la violencia llegaron a instalarse ilegalmente el centro.

Años después, sobre la década de los sesenta y finales de los setenta los distribuidores de bazuco encabezados por la banda de “Los Santandereanos,” se apoderaron de la zona como un centro de acopio de drogas, armas, tráfico de personas  y prostitución. En 1998 la Organización Mundial de la salud declaro la zona del Cartucho como una de las más peligrosas de América Latina y en ese momento el Alcalde de turno, Enrique Peñalosa, decidió sin ningún tipo de plan a mediano y largo plazo, desalojar a los  algo más de 10.000 habitantes de calle que se encontraban en ese lugar  para construir lo que ahora conocemos como Parque Tercer Milenio. Se dice que desde la rehabilitación del espacio público hasta la atención a habitantes de calle, pasando por la implementación del plan centro, la administración gasto 29 millones de dólares en esta intervención.

Entonces, ante esta situación nos podríamos preguntar. Si esta clase de operaciones son eficaces ¿Por qué razón tenemos hoy sitios como “El Bronx”, “cinco huecos”, los alrededores de  Corabastos,  el comercio de narcotráfico que se da en caños como el del Barrio 12 de Octubre o el Rio Fucha? Sencillo, porque la expulsión masiva de habitantes de la Calle del Cartucho genero una dispersión del negocio del narcotráfico en la ciudad, aumentando los niveles de delincuencia en los sitios donde se asentaron las bandas criminales, nunca se atacó el problema, se escondió para generar titulares de televisión y se permitió se mudaran a otros lugares.

Lo descrito anteriormente, es muy similar a lo que pasa hoy con el mismo Alcalde Enrique Peñalosa y el desalojo del Bronx, sería bueno nos cuestionáramos; Si estas acciones no atacan directamente el problema de las cadenas de narcotráfico en Bogotá ¿Cuáles serán los nuevos sitios donde los narcotraficantes se asentaran después del desalojo del Bronx? ¿Cómo es posible que en semejante operativo policial tuvieran que traer policías de otras regiones por el temor a que se filtrara la información? ¿Cambiarán toda la Policía de Bogotá para que no se realicen alianzas entre los agentes y los narcotraficantes? ¿Cómo van a asegurarle a la población Bogotana que no surgirá otro Bronx, otro Cartucho? ¿Cómo evitar caer nuevamente en la limpieza social, tan de moda en el primer gobierno de Peñalosa, en la que se “limpiaba” el espacio público de aquel que era distinto porque habitaba la calle, era afrodescendiente, indígena, ejercía prostitución, era vendedor ambulante o de la población LGBTI?

Estamos repitiendo la historia y antes de continuar, es preciso recordarle al Señor Alcalde  que las políticas sociales son un conjunto de decisiones políticas y acciones en el territorio para el buen vivir, esto, bajo el concepto de inclusión social, que es  reconocer la existencia de todos los seres humanos y por tanto garantizar el acceso universal a derechos sobre todo en tiempos de crisis, para evitar otra bomba social como la que genero cuando acabo cartucho y nos dejó de herencia el Bronx.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s